Debilidad mental y psicología…

//Debilidad mental y psicología…

Debilidad mental y psicología…

“ Como soy débil psicológicamente, necesito un Psicólogo Deportivo”

¿Os resulta familiar esta frase? A mi me recuerda mucho a la por desgracia tan extendida entre mucho deportistas: “¿Psicólogo Deportivo? Yo no estoy loco!!”

Aunque cada vez se conoce más el trabajo que desempeñamos los Psicólogos del Deporte, y desaparecen cada vez más las ideas preconcebidas de este tipo, lo cierto es que aún quedan barreras que superar en cuanto a la errónea asociación que parecen hacer algunos entre el trabajo psicológico y la debilidad como deportista.

Mi pregunta es, ¿consideraríamos que el deportista que vemos entrenándose en el gimnasio está físicamente débil? ¿sería esa la primera idea que nos vendría a la cabeza al verle ejercitándose? Probablemente no. Recuerdo la entrevista a Pablo del Río (Psicólogo del Deporte en el CAR de Madrid) en la que destacaba: “aquí no se hace tratamiento porque esto no es una patología, aquí se hace entrenamiento”

Sin título

Los Psicólogos del Deporte nos encargamos de ENTRENAR (con deportistas, entrenadores y equipos) las capacidades mentales que les facilitan desarrollar el mejor rendimiento. Entrenamos capacidades como la atención, la concentración, la gestión el estrés, el manejo de la presión por el resultado, la comunicación, el control de pensamientos ,la confianza, la motivación… Estas capacidades, como las físicas o las que tienen que ver con el talento especifico para un deporte en concreto, pueden ser innatas en mayor o menor medida en función de la persona. Sin embargo, al igual que las capacidades físicas, no solo son entrenables para ser adquiridas, también hay que mantenerlas en el estado óptimo para alcanzar nuestro mejor nivel. Carolina Marín, lo explica en una entrevista en el diario El País el 17/03/15: “jamás pensé que estaría con un psicólogo y a día de hoy puedo decir que es uno de los aspectos más importantes. Mis dos grandes bazas son mi condición física y mi fortaleza mental”. A pesar de considerar uno de sus puntos fuertes su fortaleza mental, en esta misma entrevista Carolina comentaba que trabaja una hora a la semana con su Psicólogo.

Existen dos debates distintos. El primero es si es importante o no entrenar la mente. En este sentido a pesar de que la mayoría de los deportistas contestarían con rotundidad que sí, no todos ellos lo entrenan. ¿Podrían estos deportistas alcanzar la excelencia? Sí, podrían si cuentan con una habilidad adecuada en las capacidades psicológicas implicadas en su deporte. Pero apuesto a que entrenándolo, podrían llegar a niveles de rendimiento mucho mayores.

¿Puede un jugador de fútbol llegar a la excelencia sin entrenamiento de fuerza? Sí, podría si su condición física cumple con el mínimo requerido para el deporte que realiza (y por supuesto, si cuenta con el dominio técnico necesario). ¿Aumentaría su rendimiento si además lo entrena? Sí, ya que el aumentar la fuerza en los grupos musculares que va a usar en su actividad, le ayudaría a estar más fresco en acciones de aceleración, deceleración, salto… lo que favorecería su juego durante el partido. Además de ayudarle en la prevención de lesiones, garantizando así una mejor y más larga vida deportiva.

El segundo debate es, si para entrenarlo es necesario trabajar con un psicólogo deportivo. En este sentido pasa lo mismo que con la preparación física o el asesoramiento nutricional. Hay deportistas que prefieren trabajar de forma autónoma, y es una elección respetable. Como lo es la contraria, trabajar con un equipo pluridisciplinar de apoyo. Habrá deportistas que no quieran (o requieran) trabajar con un profesional que les haga el seguimiento, valore su nivel de competencia en cada una de las habilidades psicológicas implicadas; y desarrolle un plan de trabajo que determine qué entrenar, cómo entrenarlo y cuándo entrenarlo. Pero, si partimos de la idea de que el estado psicológico del deportista influye en su rendimiento (en cómo entrena y cómo compite), estaremos de acuerdo en que aquel deportista o equipo que no trabaje el entrenamiento mental dentro de las áreas complementarias de su preparación deportiva, está dejando al azar un aspecto tremendamente importante para su carrera deportiva.

Pasa algo parecido con los entrenadores… Y en este caso, también hay dos debates.

El primero de ellos podemos denominarlo el caso de “los entrenadores un poco psicólogos”. Y es que en muchas ocasiones he escuchado a entrenadores reusar de la figura del psicólogo en su equipo porque según ellos ya son “un poco psicólogos”. No me imagino a ningún padre que tras leer algunos libros de enfermedades típicas del bebé y una especial habilidad para detectar la fiebre posando su mano sobre la frente, decida que con eso es suficiente para asegurar la salud de su hijo sin asesoramiento médico alguno porque son “un poco médicos”. Bromas a parte, es importante destacar que la Psicología del Deporte es una ciencia aplicada. La formación del Psicólogo es mucho más compleja que aquello que se puede leer en un libro o que alguien puede contarte en una charla o master class. Por ello, cuidado con los gurús de la Psicología que no son Psicólogos y que no estén especializados en deportes. Si decides trabajar esta área, elige un profesional adecuado.

El segundo debate se inicia a partir del anterior. Y es la imagen de entrenador “menos competente” por necesitar un Psicólogo en su staff técnico, frente a los que son “un poco psicólogos”. El mejor ejemplo para contrarrestar esta idea Luis Enrique (entrenador del F.C. Barcelona). Los resultados le avalan, y su competencia como entrenador no está en tela de juicio (con independencia de si te gusta más o menos su estilo) . Desde hace años trabaja con un Psicólogo Deportivo como asesor y como miembro de su equipo técnico.

Un entrenador requiere los servicios de un Psicólogo del Deporte para que observe, analice, valore y asesore sobre las necesidades psicológicas de los deportistas y del grupo (equipo y miembros del mismo). Para que se desarrollen los programas de entrenamiento mental necesario para optimizar el rendimiento. Para que mire lo que acontece con otros ojos, con su visión profesional, con la perspectiva que le da su role dentro del equipo. Requiere sus servicios, para sumar al equipo!

Hace unos meses, escribí un artículo sobre la Fortaleza Mental en el que definía las características psicológicas que presentan las personas que tienen esta capacidad. Entre estas características, destacaba como esencial que los deportistas con fortaleza mental tienen buena capacidad de análisis y deseo de mejora constante, a la vez que afirmaba que estos deportistas “saben reconocer sus errores y no tiene reparo en indagar en sus miedos”. Trabajo a diario con deportistas en todos los niveles, tecnificación, alto rendimiento e incluso deportistas amateur. Y considero que soy una afortunada por poder aprender cada día a su lado de las habilidades psicológicas que les ayudan a superar retos y conseguir éxitos. Haciendo un guiño a la frase popularizada por Josef Ajram sobre el límite, les diría para terminar que, no sé qué es la “debilidad mental”, pero sí sé lo que no es.

10271624_897005913731205_3193651897225289224_n

 

Sobre el autor:

Patricia Díaz-Tendero

Psicóloga del Deporte y Clínica; y Coach Deportivo.

Actualmente trabaja con regatistas del Equipo Olímpico de la Real Federación Española de Vela (RFEV) Así como con deportistas de otras disciplinas como Surf, Crossfit, Tenis, Badminton, Motociclismo (Moto2) y Fútbol entre otras

Más sobre Patricia:

www.facebook.com/diaztenderopatricia

https://es.linkedin.com/in/patriciadiaztendero

Twitter: @patdiaztendero

Contacto: patricia.diaz.tendero@gmail.com

www.healthsport.es

Captura de pantalla 2013-04-06 a las 10.03.58

Deje su comentario