Aunque ya hemos dado protagonismo en otras ocasiones a la electroterapia, hoy nuestros expertos en fisioterapia en Santander van a centrarse en para qué sirve la electroterapia en fisioterapia. 

Si bien, para resumirlo en una sola frase, podemos decir que la principal razón por la que se aplican tratamientos con electroterapia en fisioterapia es por los beneficios demostrados que brinda a los pacientes que sufren procesos dolorosos, inflamatorios, atrofias, parálisis o edemas, por ejemplo. 

Tipos de electroterapia

El uso de la electroterapia puede ser variado en función del objetivo que estemos persiguiendo, durante los tratamientos de fisioterapia o rehabilitación. Así, podemos diferenciar: 

EMS y TENS. Utilizados como electroestimuladores musculares y estimuladores cutáneos de los nervios, respectivamente. Están indicados en tratamientos destinados a recuperar la fuerza muscular y a disminuir el dolor. 

Microondas. Aunque en este caso no es una opción que podamos utilizar en todo tipo de pacientes (embarazo, marcapasos o prótesis), con este tratamiento podemos proporcionar calor a los tejidos profundos. 

Ultrasonidos. Su efecto antiinflamatorio es perfecto para tendinitis, bursitis o capsulitis, por ejemplo. Se aplica a través de un gel conductor, llegando a las capas profundas del tejido muscular. 

Iontoforesis. Nos ayuda a aliviar el dolor cuando existen lesiones en músculos o tendones. Su aplicación consiste en la introducción de determinadas sustancias químicas en al piel utilizando la corriente galvánica. 

Algunas preguntas frecuentes

Es normal que, cuando un paciente que desconoce el uso de la electroterapia en fisioterapia, se haga una serie de preguntas. Si es tu caso, vamos a responder a las más habituales. 

¿La electroterapia duele? Realmente no tiene por qué doler. Es cierto que se puede sentir alguna molestia, que se soluciona disminuyendo la potencia de la corriente. 

¿Cuánto tarda en actuar? Una misma lesión puede tener diferencias entre un paciente y otro, por lo que el tiempo de curación no tiene por qué ser el mismo. Aunque podemos afirmar que desde las primeras sesiones de electroterapia, se aprecia una disminución del dolor, así como una mayor relajación. 

¿Se puede combinar con otros tratamientos? La respuesta es sí. La electroterapia no es incompatible con otro tipo de tratamientos fisioterapéuticos como pueden ser los masajes o los estiramientos, por ejemplo. En la mayoría de los casos lo mejor es aplicar tratamientos conjuntos.

Electroterapia en Health & Sport

En nuestra clínica de fisioterapia en Santander podemos ayudarte a recuperarte de tus lesiones con todo tipo de tratamientos especializados, incluyendo la electroterapia. 
Si aún te quedan dudas acerca de sus aplicaciones, beneficios, contraindicaciones, cómo se aplica o para qué sirve la electroterapia en fisioterapia, no dudes consultar con el equipo de Health & Sport.